Educar los Afectos – P Miguel Ángel Fuentes

$7.85

El cuadro que preside estas consideraciones reproduce la estructura con la cual Dante diseña la segunda parte de su Comedia, es decir, el Purgatorio. Él describe ese lugar de purificación del hombre como una montaña cónica, en cada una de cuyas cornisas las almas purgantes se purifican de sus tendencias pecaminosas. Se trata de las tendencias desordenadas que exigen purificación tras la muerte. Los pecados que han sido objeto de esas tendencias son los siete vicios capitales, pero Dante los considera bajo el aspecto de purificaciones de los “afectos” (del amor) según tres vertientes diversas en que éstos pueden desfigurarse: por tender a un mal objeto, por tender sin el vigor necesario, por tender con fogosidad excesiva. Son afectos con mal objeto los vicios de la soberbia (amor a la propia excelencia), la envidia (el encontrar en el mal ajeno la causa de la propia alegría o hacer del bien ajeno un motivo de nuestra tristeza) y la ira (desear el daño del prójimo). Afecto con mezquino vigor es la desidia, pereza o acidia. Finalmente, los afectos excesivos caracterizan la avaricia (apego desmedido a los bienes materiales), la gula (pasión por los placeres de la mesa) y la lujuria (búsqueda desquiciada del deleite sexual).
La purificación dantesca culmina con un baño en el Leteo, el mítico río del olvido, cuyas aguas las almas beben para olvidar los pesares terrestres antes de entrar en el Elíseo. Significa, en la simbología cristiana de Dante, la purificación radical de la memoria, condición para que el hombre alcance su total rectificación.
En la cúspide del monte se encuentra el Paraíso terrestre que indica, a mi entender, que tras la purificación del hombre (que se realiza en la Iglesia como el “lugar” que, tras el pecado de Adán, cumple con el hombre la función que tenía el Paraíso terrenal), éste alcanza el estado de perfección que Dios quiso para él como preparatorio para la gloria, al menos en el modo propio del hombre redimido (y no ya del hombre del Paraíso).
Al igual que Dante, considero que en el fondo de los vicios nos encontramos con diversas desviaciones afectivas, es decir, desorientaciones del amor. Y así, el equilibrio y el desequilibrio humano dependerán, en gran medida, del equilibrio afectivo, o del orden del amor.

Divido este trabajo (que nació, originalmente, como Curso de Actualización Teológica para un grupo de religiosos en East Durham, New York, en 2005) en tres partes: en la primera, analizaré la naturaleza de la afectividad; en la segunda, algunos de los desórdenes más significativos; y en la tercera, expondré las principales pautas para la educación afectiva. He mechado estas páginas con extractos de algunas célebres obras de la literatura universal que pintan con gran vivacidad los diferentes caracteres y afectos humanos.

Categoría: